Los Niños y la Naturaleza ¿Te unes al reto?


Durante los primeros años de vida del niño absorbe toda la información del entorno que les rodea, utilizando todos sus sentidos. El niño constantemente realiza pruebas, toca, huele, coge, tira, sube, baja, saborea… y así es como descubre el mundo. Adquiere todos los conocimientos a través del plano sensorial. Permitirle esta exploración le va a permitir desarrollar todas sus capacidades de manera integral. De ahí la importancia de ofrecerles experiencias vivenciales para que puedan experimentar con  sus manos, sus oídos, su boca…con todo su cuerpo.  Y la naturaleza es el escenario perfecto para ello.

Lo que la naturaleza ofrece

Todo está en la naturaleza, los colores, sonidos, olores, texturas, sabores. El niño aprende directamente y de manera vivencial del mundo que le rodea. Las diversas experiencias que le ofrece el medio natural le permite entrar en contacto, sin apenas esfuerzos y costes económicos por nuestra parte, con elementos naturales como la tierra, el agua, el aire, las plantas, el sol, los animales…que estimulan sus sentidos y contribuyen a su desarrollo físico, psicológico, emocional y social

Todos los niños deberían poder tener la oportunidad de jugar al aire libre en un entorno natural.  Ningún niño debería estar privado de experiencias sensoriales como saltar en los charcos, jugar con la tierra, mojarse con el agua, caminar descalzos por la hierba, oler flores, perseguir bichitos…

Beneficios del contacto con la naturaleza

El contacto con la naturaleza reporta enormes beneficios, es toda una experiencia vital de aprendizaje que les permite entre otras cosas:

El desarrollo motor. En niño en la naturaleza puede moverse en libertad, trepar, saltar, correr… no hay límites más allá de los que su propio cuerpo les marca. Les permite interactuar y moverse de manera autónoma y libre.

Apreciar la belleza natural. La naturaleza permite que los niños se maravillen observando  el entorno, los paisajes, las formas, los colores… todo un espectáculo de belleza.

Estimulación sensorial. El entorno natural permite entrar en contacto con un sinfín de estímulos sensoriales que no encontrarán en otros espacios preparados artificialmente. En la naturaleza tocan, escuchan, huelen, sienten, observan…  Escuchan el cantar de un pajarillo, observan el agua del riachuelo corriendo, huelen esa flor tan colorida, sienten las hormiguitas por sus piernas…

Desarrollo del juego simbólico. La naturaleza es el escenario perfecto para el desarrollo de juego simbólico, a través del que pueden recrear situaciones, crear escenarios, personajes que contribuyen a su desarrollo y a comprender el mundo que les rodea. ¿Quién no ha jugado a las comiditas con  hojas y piedras, ha construido una cabaña con palos, o ha hecho chocolate en la arena y agua?

Permite la autorregulación. La naturaleza es nuestro hábitat natural. Nos permite desconectar de la rutina, el estrés del día a día y conectar con nosotros mismos. Los niños están en sintonía con su propia naturaleza, menos estresados, más relajados. El medio  natural les genera un sentimiento de libertad, independencia… están felices, saltan corren, trepan…ponen a prueba sus límites, sus capacidades, asumen riesgos…están en contacto con lo que sienten.

Favorece el desarrollo de la imaginación. Los juegos en la naturaleza permiten un sinfín de posibilidades, los materiales que encontramos son totalmente desestructurados, que no tienen una finalidad en sí misma, es el niño el que, a partir de ellos, crea sus propios juegos. Las posibilidades son tantas como su imaginación se lo permita.

Facilita el desarrollo integral, incidiendo a nivel emocional, físico, intelectual y social.

Pero… vivimos en entornos urbano

Pero la realidad es que ahora, la mayoría de nosotros, vivimos en la vorágine de la ciudad y en el estrés del día a día. Los niños cada vez tienen menos tiempo para jugar al aire libre, están saturado con actividades extraescolares y apenas tienen acceso a este mundo natural. Viven rodeados de luces, aparatos electrónicos, sonidos, juguetes hechos de materiales artificiales… que les están privando de un sinfín de experiencias sensoriales. Vivimos en ciudades rodeadas de asfalto, edificios, coches, ruidos estridentes…que no ofrecen entornos naturales y seguros para el juego libre, que permita el desarrollo en libertad, la exploración, la observación de procesos naturales… Los niños necesitan correr, explorar, respirar aire puro, mojarse, ensuciarse, jugar al aire libre, saltar… experiencias que no encontrarán en ningún ambiente artificial. Cuando permitirnos a los niños entrar en contacto con la naturaleza no necesitan juguetes ni materiales, ni texturas, ni sonidos, olores o colores. Porque ésta ya les ofrece todo lo que necesitan.

A pesar de vivir en entornos urbanos, siempre hay algo que podemos hacer para conectar a nuestros hijos con la naturaleza. Quizás podamos ir al menos una vez por semana a algún rinconcito verde que nos pille cerca de casa o si no, siempre podemos traer la naturaleza a casa, organizando actividades con elementos naturales.

Es por ello que os lanzo un RETO, durante 21 días os iré haciendo propuestas de actividades y experiencias que podréis poner en práctica con vuestros hijos. Son actividades vivenciales que están al alcance de todas, ya vivamos en entornos urbanos o rurales, que ayudarán a tu hijo a entrar en contacto con el mundo natural, y a ti te permitirán tener unas cuantas ideas para ofrecerle experiencias espontáneas de aprendizaje en la naturaleza

El reto empieza el día 11 de Mayo y finalizaremos el  día 31. Pero tú podrás ponerlo en práctica a tu ritmo, sin prisas ni agobios. Puede que realices todas las actividades o solo aquellas que mejor se adapten a tus circunstancias, a la edad de tu hijo o al entorno en el que vidas. Lo que si sería genial que compartieras con nosotras vuestras experiencias. Utilizaremos el hastag #RetoDescubiendoLaNaturaleza.

Tienes toda la información del reto y las instrucciones para apuntaros aquí.

¿Te apuntas al reto?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *